La terapia floral

Remedios florales Bach

La terapia floral es un instrumento escencial para la aplicación de los Remedio Florales Bach, del qie se sirve el Terapeuta para acompañar procesos de evolución, de aprendizaje y de crecimiento personal del paciente, respetando el legado ejercido por su creador desde hace 70 años.
El Dr. Bach, primero guiado por su intuición y luego por su comprobación, formuló teorías sobre como combatir la enfermedad en sus causas y no en sus efectos. El postulado de Hipócrates de "primero no hacer daño" fue el motor de su acción médica.

therapy flower

Alma, cuerpo y mente

La Terapia Floral Bach está basada en el pensamiento y acción del Dr. Edward Bach y en su concepto de la enfermedad. Para entender dicho concepto debemos aclarar que intelectualmente estaba ligado a Paracelso, junto con Hipócrates y Hahnemann quienes acordaban en que no "existen enfermedades sino seres enfermos".
En su accionar era esencial reconocer que el hombre nace con dos aspectos: uno espiritual y otro físico, sumando el desarrollo posterior de sus psiquis, así luego como unidad psocofísica-espiritual, su salud va a depender de la armonía de estos 3 aspectos.

therapy flower

La Terapia Floral Bach trabaja corrigiendo los posibles desequilibrios energéticos psico-emocionales, restituyendo la energía faltante

La Terapia Floral Bach trabaja corrigiendo los posibles desequilibrios energéticos psico-emocionales, restituyendo la energía faltante. Este procedimiento no reemplaza ningún estilo de tratamiento que el paciente esté llevando, complementa terapias alopáticas u homeopáticas y pueden ser ingeridas a cualquier edad y frente a cualquier circunstancia de la vida: embarazo, niñez, edad adulta y ancianidad. Las esencias florales no son tóxicas, no producen acostumbramiento.

Se recomiendan especialmente frente a todo tipo de patologías crónicas o transitorias que puedan estar produciendo disturbios en la personalidad, a saber:

Cuerpo físico: dolores generalizados, contracturas, nerviosismo, obesidad, enfermedades reumáticas, gastritis, úlceras, problemas circulatorios, trastornos digestivos, insomnio, migrañas, anorexia, bulimia, y mucho más.

Cuerpo emocional: miedos, pánico, depresión, tristeza, nostalgia, inseguridad, indecisión, impaciencia, celos, ira, rencor, culpa, desesperanza, apatía, falta de interés, falta de voluntad, soledad, duelos, pérdidas, agresiones, autoestima, y mucho más.

Tiene aplicación directa sobre aspectos relacionados con problemas de aprendizaje, falta de memoria, falta de concentración, desvalorización personal, dispersión y mucho más que hacen a la actividad creativa del ser humano.